noviembre 11, 2009

Casi todo tiene solución.

El otro día Dali uno de nuestros perros cometió otra de sus escabechinas, "jugando y por error" decidió mordisquear a Bonnie uno de los peluches de mi hija Marina, nada raro en el pues cada poco nos juega una de estas.
El caso es que del pobre burrito Bonnie dejo solo la cabeza, cuando lo vi ............ pensé! Joer con Dali, no veas el disgusto que se llevará mi hija al verlo, así pues decidí esconder los despojos del pobre burrito y enseguida empecé a maquinar, como hacer para que el disgusto de mi hija fuera mas llevadero?
Al final decidí decorar uno de los cojines de su cuarto y hacerlo de una forma simpática.
Este fue el resultado, ahora Bonnie es el ornamento central de un cojín, ha quedado muy chulo y Marina esta contenta, reprendió a Dali, pero al final he salvado algo de el.
Ainsssssss lo que no se haga por un hijo.

Aquí veis al intercepto, parace que no rompe un plato, no es nadie............ jaja el caso es que lo adoramos .... Dali Dali cuando aprenderás a no romper los peluches.

6 comentarios:

la gata sobre el tejado dijo...

Seguro que a sido Dali? Con esa carita de yo no he roto un plato cuesta creer que haya sido él

crisobita dijo...

Pues te ha quedado muy chulo!!

Beatriz dijo...

Tiene cara de "yo no fui", pero comprénle un peluche a él, pobrecito.

Marta dijo...

Ainsss esque los perros... ya se sabe :P

Pero el cojín quedó genial, de verdad, me encanta ^^

Saludos!

carmenroque dijo...

Hola vecina que buena idea has tenido y que bién te ha quedado y como tu dices que no haria una por los hijos besitos

Rocío dijo...

Mírale, parece que no ha roto un plato en toda su vida... pero es imposible no adorarlos.
El cojín te ha quedado genial.
Buen doomingo.
Besos,